martes, 11 de febrero de 2014

Trastorno de ansiedad en niños

Los trastornos de ansiedad producen sentimientos de angustia, de miedo o intranquilidad. Si no se atienden, pueden disminuir la calidad de vida de un niño de manera significativa. 
Algunas consecuencias de la ansiedad en los niños pueden ser: poca atención en la escuela, baja autoestima, relaciones interpersonales deficientes y dificultad para adaptarse a su entorno familiar y social. Con frecuencia, los trastornos de ansiedad son difíciles de reconocer y muchos niños que los sufren se avergüenzan y no piden ayuda. Por todo esto, es importante que los padres los puedan detectar a tiempo.
A veces, la ansiedad aparece disfrazada y la confundimos con otras cosas como flojera, falta de iniciativa, falta de confianza, o enfermedad. Pensamos que esto se debe a la edad propia del niño, a que está creciendo, a que está celoso, o porque es un niño hiperactivo. Sin embargo, podemos sospechar que el niño tiene un problema de ansiedad cuando se presenta alguna de las siguientes situaciones:
  • Se resiste a iniciar cualquier actividad nueva o muestra rechazo al cambio.
  • Tiene miedo a ciertas situaciones. Puede ser miedo a las críticas, a la clase de matemáticas, a los niños más grandes, a la clase de gimnasia, etc.
  • Tiene dificultades para practicar algún deporte porque se pone innecesariamente nervioso, sobre todo cuando es una competencia.
  • Tiene miedo a hacer nuevas amistades, por lo que se convierte en un niño solitario.
  • Tiene problemas de aprendizaje en la clase.
  • Fisiológicamente presenta síntomas como boca seca, respiración acelerada, necesidad de ir al baño con frecuencia, sudores, temblores, dolores de estómago, náusea, vómito o fiebre.
  • Presenta pensamientos confusos, deseos de huir, pérdida de memoria, pesadillas o terrores nocturnos; comete errores que en otro momento serían impensables o tiene pensamientos negativos del tipo "no puedo".
Los niños son muy hábiles para disfrazar su ansiedad. Por eso, a veces es difícil darnos cuenta de que estamos ante un caso de ansiedad generalizada o específica. Algunos de los disfraces que utilizan son los siguientes:
  • La evitación. Se presenta ante la inminencia de un evento, como puede ser un examen escolar, se manifiesta con algunos síntomas físicos como dolor de cabeza, vómito o faringitis. A veces logra preocuparnos lo suficiente para que se quede en casa y curiosamente se alivia en la tarde.
  • La proyección sucede cuando el niño culpa a los demás de lo que ha ocurrido: a los maestros, a los padres, a los hermanos.
  • En cuanto a la racionalización, el niño decide, ante algo que no ha podido conseguir, que eso no valía la pena.
  • Por otro lado, la superstición también forma parte de los disfraces utilizados en los infantes. El niño supone de forma errónea que conseguir las cosas depende de la suerte, del destino o de la casualidad. Dice que no puede hacer nada, que no depende de él, por tanto no hay nada que hacer.
  • Y por último, la negación a la realidad, la cual reduce la ansiedad a corto plazo. El niño dice que todo es mentira.

TRES SÍNDROMES CAUSADOS POR LOS VIDEOJUEGOS

Wiiitis

El término lo acuñó el español Julio Bonis. Se trata de un tipo de tendinitis, similar a la provocada por lesiones deportivas, que sufren quienes juegan virtualmente al tenis, el golf, los bolos y otros deportes con la consola Wii de Nintendo. El riesgo de lesión aumenta en estos casos porque, mientras en un deporte real como el tenis la energía se disipa al dar el golpe a la bola, con el mando de la Wii golpeamos el aire, y la energía se acumula en la articulación y los tendones. Además, es desaconsejable el uso de la Wii sin un precalentamiento físico.


Hidradenitis palmar de la PlayStation

Enfermedad de la piel descrita en 2009 en la revista especializada British Journal of Dermatology por el profesor Vincent Piguet). Los principales síntomas son irritación dolorosa y ronchas rojas en las palmas de las manos. Los especialistas sospechan que aparece por mantener el mando del juego firmemente sujeto durante muchas horas, a lo que se suma el exceso de sudoración debido a la tensión del juego. Se cura con unos días de "abstinencia".


Síndrome visual del ordenador

Cefalea, cansancio visual, visión doble, dificultad para enfocar, ojos secos o enrojecidos, fotofobia (intolerancia a la luz)... Son los síntomas del Síndrome Visual del Ordenador, recientemente descrito por la Asociación Americana de Oftalmología y bastante común entre quienes pasan horas jugando delante de la pantalla. Una de sus posibles explicaciones es el déficit en el parpadeo, ya que si mientras una persona conversa parpadea en torno a 22 veces por minuto, frente a la pantalla del ordenador solo lo hace siete veces, aumentando la irritación de los ojos.

lunes, 10 de febrero de 2014

CINCO EXTRAÑAS PATOLOGÍAS QUE AFECTAN A NUESTROS SENTIDOS

Anosmia

Pérdida o reducción del sentido del olfato. Es la anomalía más frecuente del olfato y del gusto. El primer síntoma de quienes la padecen es alteración que hace percibir los alimentos como insípidos, dado que la distinción entre un sabor y otro se basa en gran medida en el olfato. Las infecciones graves de los senos nasales o la radioterapia utilizada para el cáncer pueden afectar a las células del olfato o destruirlas. Sin embargo, el traumatismo craneal, producido a menudo por accidentes de automóvil, constituye la causa más frecuente de la pérdida del olfato. 


Ceguera del movimiento

En 1980 una paciente acudió a Josef Zihl, un neuropsicólogo, porque era incapaz de detectar cuando las cosas se movían a su alrededor o en sus propias manos. La extraña ceguera al movimiento era el resultado de una apoplejía que había dañado áreas específicas de su cerebro. Lo que la paciente perdió fue la habilidad de ver objetos moviéndose a través del espacio. En los animales esta habilidad es fundamental para su supervivencia: tanto los predadores como sus presas, dependen de ser capaces de detectar el movimiento rápidamente. 


Ageusia

Reducción o pérdida del sentido del gusto. Suele ser consecuencia de trastornos que afectan a la lengua. Algunos ejemplos son una boca muy seca o el tabaquismo intenso. 


Ceguera cromática

La ceguera al color recibe el nombre de daltonismo, y afecta a cerca de un 10% de la población, en la mayoría de los casos con dificultades para distinguir el rojo del verde. Un caso más excepcional es el monocromatismo, en el que todos los colores se aprecian como distintas tonalidades de un mismo color. La ausencia total de percepción de colores, acompañada generalmente de poca agudeza visual, se denomina acromatognosia.


Síndrome de Riley-Day

Es la incapacidad para sentir dolor. El enfermo tiene sentido del tacto, pero las sensaciones que deberían producirle dolor no lo hacen. Las personas que padecen este mal son incapaces de darse cuenta de que han sufrido heridas, quemaduras o roturas de miembros, por lo que suelen morir muy jóvenes a causa de accidentes o de acumulación de heridas.


 

SEIS SÍNDROMES CON NOMBRES DE PERSONAJES LITERARIOS

Síndrome de Rapunzel

En honor a la protagonista de pelo largo de uno de los cuentos de los Hermanos Grimm, hace referencia a un raro trastorno intestinal, que consiste en la formación de una cola de pelo extendida desde estómago hacia intestino. Ocurre en pacientes mujeres jóvenes y niñas, con un trastorno de la personalidad, y suele causar tricofagia (ingesta compulsiva de cabello).


Síndrome de Huckleberry Finn

Bautizado como el personaje de la obra de Mark Twain “Las Aventuras de Hucckleberry Finn”, este síndrome psicológico se caracteriza por la tendencia a eludir responsabilidades como niño, y a cambiar con frecuencia de trabajo al llegar a la vida adulta. Los expertos aseguran que es un mecanismo de defensa ligado al rechazo parental, una baja autoestima y síntomas de depresión en un sujeto inteligente.


Síndrome de Otelo

También conocido como delirio celotípico o celos patológicos, se trata de un trastorno delirante caracterizado por una preocupación excesiva e irracional sobre la infidelidad de la pareja. El paciente, normalmente un hombre, está absolutamente convencido de que su pareja le es infiel sin que exista motivo real que lo justifique. Se trata de una auténtica encarnación de la actitud y pensamientos de Otelo hacia Desdémona en la célebre obra de Shakespeare.


Síndrome de Pollyanna

Denominado así en referencia a la protagonista de una novela juvenil escrita por la norteamericana Eleanor H. Porter, hace referencia a la excesiva idealización de las situaciones y experiencias, así como al exceso de amabilidad y a la tendencia a ver solo el lado bueno de las cosas. En otras palabras, se podría describir como un optimismo enfermizo y no ligado a los acontecimientos de la realidad.


Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

Los pacientes que sufren este trastorno perciben alteraciones en la forma, tamaño y situación espacial de los objetos, así como distorsión de la imagen corporal -que les hacen sentirse más grandes o más pequeños- y del transcurso del tiempo. También se han asociado otras ilusiones visuales como palinopsia (imágenes múltiples), acromatopsia (no percepción del color) y prosopagnosia (incapacidad de reconocer caras). 


Síndrome de Madame Bovary

También conocido como bovarismo, se define como un estado de insatisfacción crónica de una persona, en planos afectivos y sociales, producido por el contraste entre sus ilusiones –marcadas por cierta imaginación y romanticismo- y la realidad, que suele frustrar las ambiciones vanas y desmesuradas.



A. Hale.

domingo, 30 de junio de 2013

Engañar al cerebro.

La mente a menudo nos hace ver y sentir cosas que en realidad no existen. Percibimos nuestro entorno a través de los sentidos (vista, gusto, olfato, tacto y oído). 

El proceso perceptivo pasa por tres fases: 
  1. Detectamos el estímulo por alguno de los órganos sensoriales.
  2. Transmisión: donde los órganos sensoriales se encargan de transformar la energía del estímulo en señales electroquímicas y éstas mediante impulsos nerviosos serán trasmitidas al cerebro.
  3. Procesamiento, el estímulo captado llega al cerebro y éste lo interpreta. 
Cuando el cerebro interpreta estos resultados lo hace a su modo, pero no siempre se corresponde a lo que realmente es. 
En la vista es donde mas engaños podemos percibir. Las imágenes que se forman en la retina no son perfectas y ésto provoca que el cerebro tenga que hacer las correcciones necesarias. Y es precisamente en ésas correcciones donde puede aparecer el error. 

Algunos ejemplos visuales: 



Nuestro sentido común nos dice que el monstruo grande se quiere comer al pequeño. Bueno, aquí la perspectiva juega un papel importante. Si nos fijamos bien los dos son del mismo tamaño. Eso ocurre porque al percibir las relaciones de tamaño se deja engañar por la sensación de profundidad de la imagen y nos hace percibir uno mas grande que el otro.








Esta es la famosa ilusión óptica de Müller-Lyer, las dos líneas son de la misma longitud, pero la que está encerrada dos puntas de flecha invertidas parece mucho más larga que no la que está encerrada en dos puntas de flecha normales.









¿Son las líneas paralelas? Hay que mirarlo dos veces, pero la respuesta es . El diseño vertical perturba nuestra percepción horizontal.









 Esta es la ilusión de Hering, las dos líneas paralelas parecen curvadas.







Este es un experimento para comprobar el punto ciego de nuestros ojos. La retina de nuestro ojo está cubierta con fotoreceptores pero la parte de la retina que está conectada con el nervio óptico no los tiene. Por tanto una imagen en ésa región no puede ser percibida. Cierra el ojo derecho y con el izquierdo mira el punto, acércate o aléjate lentamente, aproximadamente a los 40 cm el símbolo + desaparecerá. Puedes hacer lo mismo con el otro ojo.





Este experimento es de lo más curioso. En la imagen podemos distinguir dos tonalidades de gris en la figura que se nos presenta (señaladas por dos flechas rojas). Bien, ahora poned un dedo en la línea que las separa. ¿Y bien? Son del mismo color. 




Otros sentidos también nos pueden engañar, por ejemplo:

  • Cuando comemos algo picante sentimos una sensación de calor, eso se da porque hay un compuesto que engaña a nuestro sentido, éste es la capsaicina. Éste compuesto se une y activa los receptores del calor (TRPV1). Esta activación de los canales TRPV1 del sistema nervioso y periférico producirá una hipertermia en  el organismo. De aquí que tengamos la sensación de calor o incluso sudoración como respuesta de nuestro organismo para regular la temperatura.

  • Lo opuesto al ejemplo anterior es la sensación de frío o frescor. Por ejemplo cuando tomamos un caramelo mentolado el compuesto que engaña en este caso es el mentol. Éste encaja en los receptores del frío y nos hace creer en una sensación de frescor. Una explicación un poco más científica vendría a ser: el mentol es un agonista selectivo de los canales TRPM8, localizados en la piel y mucosas de la boca. Los iones de Sodio y Calcio despolarizan la célula y generan un potencial de acción. También podemos experimentar ésta sensación con sprays para aliviar el dolor muscular en diferentes partes del cuerpo.

  • Pintores impresionistas también han sacado partido a ésta curiosa interpretación de nuestro cerebro. ¿Cómo es posible que unas pinceladas nos parezcan como un paisaje? Como ya hemos comentado antes, esto se debe a la resolución de nuestros ojos que perciben como un continuo los puntos separados que integran un cuadro.

Noche estrellada. Van Gogh.



Referente al tacto, he encontrado un blog que explica detalladamente un ejemplo de cómo podemos engañar a nuestro sentido del tacto


Otro fenómeno que me ha parecido de lo más interesante incluir es la Sinestesia. Es la percepción conjunta o  interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo. Es decir que una persona sinestésica puede ver sonidos (como un hombre que aparece en el vídeo de a continuación, que es ciego y a pesar de eso puede ver algunos colores gracias a la sinestesia), degustar palabras, oír colores...

Os dejo aquí un vídeo de redes en concreto el 232, donde vemos a Eduard Punset hablando de la Sinestesia. 


Saludos.

Annia.